Adrián Hoteles renueva el convenio con Pequeño Valiente para el alojamiento de los menores que se tengan que desplazar a la capital

La Fundación Adrián Hoteles ha renovado sus dos convenios de colaboración con la asociación Pequeño Valiente.  Estos acuerdos permitirán que los niños enfermos de cáncer que necesiten trasladarse desde Canarias a Madrid para recibir tratamientos o asistir a consultas médicas, dispongan de una céntrica vivienda en la capital.  Por otro lado, una pedagoga estará al servicio de los niños de la provincia de Santa Cruz de Tenerife con enfermedades oncohematológicas para ofrecerles refuerzo educativo o lingüístico.

Los niños con cáncer seguirán contando con un piso en Madrid

La Fundación de la empresa hotelera también financia refuerzo educativo para los menores

‘Mi Pequeño Hogar en Madrid’ es un piso  situado en la avenida de Betanzos, en el barrio del Pilar, donde los menores y sus familiares podrán residir durante su estancia en la capital, para acudir a centros hospitalarios como La Paz y el Niño Jesús.  Totalmente equipado y con capacidad para 10 personas, la vivienda dispone de  salón, comedor, dos baños, cocina y solana. Además, dada su ubicación en una  urbanización privada cuenta con  zona ajardinada, piscina y sala de juegos.

La Fundación Adrián Hoteles, se  hace cargo por segundo año consecutivo,  de todos los gastos que genera el piso – alquiler, suministros y mantenimiento – y de la  contratación de una pedagoga-maestra para ayudar a los menores, ya que como consecuencia de la enfermedad y del tratamiento se generan déficit de aprendizaje y necesidades educativas especiales. Debido a sus patologías, en  muchos casos estos niños  se ven imposibilitados a  seguir sus cursos académicos con cierta normalidad.

El presidente de Pequeño Valiente, José Jerez, señaló  durante la firma de la renovación de estos dos convenios que ésta vivienda “supone una gran  ayuda económica y moral para las familias canarias con niños enfermos de  cáncer que tienen que trasladarse a Madrid”.

También destacó que a los niños que padecen esta enfermedad “debemos ayudarles en todo lo que sea necesario en su recuperación para que vuelvan  cuanto antes a su vida normal y con la ayuda de la pedagoga, les ofrecemos el apoyo y refuerzo educativo y lingüístico que necesiten”.